lunes, 13 de septiembre de 2010

Gilda, toda una estrella

“Aventuras a cuatro patas” os trae este reportaje y esta vez tiene como protagonista a esta preciosa compañera llamada Gilda.

Esta peludita llegó por casualidad a casa de Soledad, iba a ser regalada a otra familia de dos patas y estos no podían tenerla, así que se la ofrecieron a ella. Había razones personales para no tenerla, malos momentos, duros momentos pero había una razón de peso para SI TENERLA: sólo había que verla, pequeñaja que entraba en un mano y con un futuro poco alentador.


Como Soledad siempre había querido tener un cuatro patas y la oportunidad, tener una casa, la tenía ante ella, vio que ese era su destino: darle un hogar a esa cuatro patas peluda de apenas un mes de vida.


Y para su dueña ha sido la mejor elección que tomó en su día, a pesar de perder en algunos momentos los nervios en la formación, lo que le ha aportado Gilda en su vida ha superado cada cosa mala; la pequeña le daba ya desde cachorra un amor inmenso y un cariño y comprensión que no necesitan de palabras.


Esta cuatro patas es todo amor en un pequeño tamaño, le encantan los humanos, su calor, su tacto, que la quieran, que la mimen. Como en todos nosotros, la maldad no existe en ella.


Podría ser toda una tertuliana televisiva, le encanta observar el televisor; sobre todo sentarse junta a Soledad y juntas ver programas donde salgan otros animalitos… entonces ella feliz les ladra para llamarles la atención ¿quién ha dicho que no nos gusta la tele? A uno de nuestros redactores le encanta ver “El encantador de perros” y las competiciones hípicas, cada uno tiene sus gustos…


Y esta dulce compañera no necesita raza, pues tiene ese amor que no entiende de “marcas” ni pedigrí, el amor y la entrega a su amo. Esa complicidad al mirar a la dueña a los ojos, esa manera de comunicarse con sus amos sin necesidad de palabras humanas, ese hilo especial que nos une de por vida a vosotros humanos. Esa manera que tenemos de deciros “te quiero” sin emitir una palabra.


Lista y tierna, Gilda lleva agradeciendo en los dos años de vida que lleva con Paco y Soledad esa elección, esa oportunidad que le otorgaron y otros compañeros no han tenido: ser querida, ser amada, tener una vida digna.


Al final esta perrita pequeña mestiza ayudó con su mejor medicina a Soledad: con un amor perruno, con los besos tiernos para secar lágrimas, con una mirada que os dice que nunca jamás estaréis solos mientras estemos nosotros junto a los amos. Esa unión que ni la muerte es capaz de separar, esa fidelidad sin contratos ni exigencias, sólo el de ser amados.


Para nosotros escribir estas historias nos llena de felicidad, porque ante tantos casos de abandonos, de maltratos, siempre existe ese luz de esperanza en gente como Paco y Soledad, que aún en momentos duros, en esos en los que los humanos creen que nunca saldrán, vieron en Gilda a una amiga, a una compañera, a una más en la familia.


Y damos gracias por gente así, gente que entregue su amor a un cuatro patas de nosotros, porque estos amos recibirán, cada día, cada segundo, cada minuto, cada momento que pasen con Gilda, hasta el último respiro… un amor puro y pleno.


Felicidades por tener esta familia, un lametazo muy grande de parte de toda la redacción.


Estamos en contacto en:


Email: redaccionaventurasacuatropatas@gmail.com


En nuestra página oficial en Facebook: http://www.facebook.com/group.php?gid=115670311800572#!/pages/Aventuras-a-cuatro-patas-Magazine-online-sobre-perros/126657224020697?ref=ts


En Twitter: http://twitter.com/Aventuras4patas


Lametazos

2 comentarios:

Susana Terrados Sánchez dijo...

Por supuesto que sí, muchas felicidades a los tres por haberse encontrado.
Es una delicia Gilda.
Saludos.

Cris dijo...

Entre tanto abandono y tanto perro que busca urgentemente un hogar... es muy reconfortante leer historias como esta.

Saludos

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.